lunes, 2 de septiembre de 2013

Marina Alcolea anónima de la semana.


"No culpéis al amor" ha sido el poema favorito de entre los más de cincuenta publicados en el en muro de Facebook. Marina, tras su segundo puesto la semana pasada, lo ha conseguido, ¡felicidades!.


/No culpéis al amor/

Lo peor que puede pasarte no es que te enamores de una persona.
Lo verdaderamente jodido es darte cuenta
de que te has enamorado
del amor.

Echar de menos
cosas, como
mirar ansiosa el buzón, por si el cartero ha hecho bien su trabajo,
llorar en las estaciones de tren,
dormir entre caricias de unas manos
y despertarte abrazando el latido de un cuerpo.
Sentir una extraña devoción por una respiración ajena,
planear viajes a lugares lejanos,
bailar con alguien en la cocina,
no terminar nunca de ver una película,
o decir te quiero
y que el eco de una voz diferente a la tuya lo repita.

Saber que para odiar una canción solo es necesario
hacer que sea "vuestra canción"
y escucharla meses después del último beso.

Lo peor de enamorarte del amor
es que las personas mueren
te traicionan
te arrancan el corazón y lo pisotean
se olvidan de ti
o se esconden para que tú las olvides
y el amor en cambio, permanece siempre intacto
perfecto,
puro,
inagotable.

Es una droga
que te venden en los libros
en la música
en el cine.
Y una vez que lo pruebas, se adhiere a ti con tanta fuerza
que solo ansías amar,
a quién sea
a lo que sea.

Siempre ahí observando,
alimentándose de los abrazos de despedida
de los gemidos en la oscuridad
de las discusiones por el color de la funda del sofá.
Haciéndose grande en las distancias
en lo difícil
en lo imposible.
Dando sentido a la vida.

Bendito sea el amor.
Maldito sea.

Siempre ahí.

Por eso os digo,
culpad a las personas tras cada derrota,
culpaos a vosotros mismos,
pero dejad de decir que el amor no existe
cada vez que algo os sale mal.

2 comentarios: