miércoles, 6 de agosto de 2014

Los otros Anónimos (V): H. P. Lovecraft



"A través de los sueños sombríos mandan una línea de marcha de forma e indicios y vistas aún más sombríos; ecos de los vacíos exteriores, y claves sutiles para cosas que ellas mismas no pueden definir". 



Criaturas de otros mundos, criptas que se abren, figuras que murmuran en la noche, suburbios y cuervos... Si hay algo que podemos afirmar sobre nuestro invitado de hoy es la manera y la singularidad en sus escritos. La forma en cómo nos tiende la mano y nos invita a embarcarnos al otro lado, a lo impredecible, a sentirnos atraídos por el miedo atroz y la total oscuridad. Sí, hablamos de Providence, un gran escritor casi anónimo en su época, ahora conocido por todos. Hablamos de Howard Phillips Lovecraft.





Persecución 

Llevaba el libro apretado bajo el abrigo,
Escondiéndolo como podía en semejante lugar,
Mientras apretaba el paso por las viejas calles del puerto
Volviendo con recelo la cabeza a cada instante.
Ventanas sombrías y furtivas de tambaleantes casas de ladrillo
Espiaban extrañamente mi paso apresurado,
Y al pensar en la que cobijaban ansié violentamente
Una visión redentora de puro cielo azul.
Nadie me había visto cogerlo… y sin embargo
Una risa hueca seguía resonando en mi aturdida cabeza,
Dejándome adivinar qué mundos nocturnos de maldad
Acechaban en aquel volumen que había codiciado.
El camino se me hacía extraño, los muros demenciales…
Y a mi espalda, en la distancia, se oían pasos invisibles.

***


No hay comentarios:

Publicar un comentario